Pelophylax perezi – RANA COMUN

Descubrí esta despreocupada rana dándose un baño y nadando tranquilamente en una pequeña piscina, que a la vez sirve como depósito de agua para el riego, en las afueras de mi pueblo. Como nos separaba una buena distancia no se percató de nuestra presencia, y ahí estaba tan feliz, a sus anchas.

Mucho he disfrutado de pequeño con ellas, la verdad es que también su número era mucho más abundante que hoy en día. Durante la estación veraniega me encantaba seguir el curso del arroyo de mi pueblo cazándolas. Como el nivel del agua no era muy grande, se podía caminar tranquilamente por su cauce. Eso sí, había que hacerlo en contra de la dirección de la corriente, para que esta arrastrara el barro y la suciedad que se levantaba al caminar y así no se entorpeciera la visión.

El truco consistía en caminar muy despacio, esperando a que las ranas al asustarse saltaran al agua. Luego, en un derroche de habilidad ocular, seguir al ejemplar en su buceo hasta su escondite, todo ello sin perderlo de vista a pesar de las ondas que surcaban la superficie.

Entonces se pasaba a la maniobra de acercamiento. Como normalmente las pobres se escondían debajo de una piedra, una vez se llegaba junto a ella, había que estudiar su contorno analizando las posibles zonas de huida. Muy despacio se rodeaba la piedra con las manos y se introducían bajo ella palpando muy despacio, hasta que se producía el contacto con el indefenso animal y se atrapaba.

No se me daba nada mal la cosa para desgracia de nuestras pobres amigas. En cualquier caso, eran otros tiempos, otra forma de ver la vida y su captura no suponía el daño que puede suponer hoy día, debido a la disminución de su número.

Los fines de estas cacerías eran estrictamente alimenticios. Hay que reconocer que las pobres estaban muy ricas, tanto en revuelto con huevos, como fritas con mucho ajo y pimentón, que era como mis escasos conocimientos culinarios me permitían cocinarlas. Pero todo sea dicho, llevo muchos años ya sin probarlas y me causa el mismo deleite o más, capturarlas con el objetivo de la cámara, así como disfrutar de sus interminables cantos nocturnos en las noches primaverales y veraniegas.

Imagen tomada por Miriam y Luismi en Llama de Colle (león).

Filo: Chordata – Clase: Amphibia – Orden: Anura – Familia: Ranidae.

Nombre científico: Pelophylax perezi (López Seoane, 1885).

Las hembras de rana común puede llegar a alcanzar los 11 cm. de longitud, mientras que los machos no suelen superar de los 8’5 cm. Aunque suele ser verde, su coloración es muy variable. Normalmente presentan manchas negras por la parte superior, laterales y extremidades, y una línea de color claro a lo largo de la columna vertebral. El vientre es de color blanco, a veces con puntuaciones negras. Los tímpanos son muy visibles y son de color bronceado, teniendo un tamaño casi tan grande como los ojos.

Los ojos son muy prominentes y su pupila es horizontal. Las patas traseras tienen cinco dedos unidos por una membrana, mientras que las delanteras sólo tienen cuatro, sin membrana, siendo el tercero más largo que los demás. Los machos están dotados de unos sacos vocales de color grisáceo en la comisura de la boca, que cuando no son usados parecen unas simples manchas. Los dedos de sus patas delanteras son más fuertes que los de las hembras y durante el periodo reproductivo desarrollan callosidades.

Es una especie exclusivamente acuática, siendo posible encontrarla en cualquier masa de agua, prefiriendo las zonas con presencia permanente de líquido.

El período reproductivo suele comenzar mediada la primavera. La hembra deposita más de 2.000 huevos protegidos por una cubierta gelatinosa en zonas sin corriente. En poco más de una semana nacen los renacuajos. Cuando nacen están dotados de cola y branquias. A medida que van creciendo van perdiendo las branquias y le crecen las extremidades, primero las patas posteriores y luego las delanteras, a la vez que pierden la cola. Desde su nacimiento hasta la transformación completa en pequeñas ranitas suelen pasar dos meses.

Los machos alcanzan la madurez sexual a los dos años y las hembras al año, siendo aptos para reproducirse a partir de entonces.

Su alimentación se basa en pequeños invertebrados, aunque ocasionalmente consume vertebrados de pequeño tamaño.

Es una especie endémica de la península ibérica, que habita en la totalidad del territorio peninsular en altitudes inferiores a 2.400 metros.

A %d blogueros les gusta esto: