Alectoris rufa – PERDIZ ROJA

No es nada extraño durante los meses de verano ir paseando por alguna pista forestal y que salga volando una bandada de perdices, o que correteen por el camino delante de ti unos cuantos metros hasta que se internan en la espesura y las pierdes de vista.

Lo que ya es un poco más atípico es que alcen el vuelo y que en lugar de dirigirse hacia algún punto donde puedan perderse entre la vegetación, se vuelvan a posar en el camino, que tú sigas caminando, que vuelvan a salir volando y se vuelvan a dejar caer en la pista. Y digo que esto es raro, porque pasó unas cuantas veces. Cada vez que llegaba hasta donde habían descendido, volvían a echar a volar, eso sí, cada vez con vuelos más cortos, hasta que el cansancio pudo con ellas y apenas se elevaron del suelo unos cuantos metros.

Como la vegetación en la zona hasta donde había llegado eran predominantemente brezos de escasa altura, con bastantes claros entre las plantas, y por tanto con buena visibilidad, la curiosidad me obligó a echar un ojo, no costándome mucho descubrir un polluelo todo sofocado, intentando camuflarse como podía entre las ramas.

Tendría ya unas cuantas semanas de vida, con la coloración propia de los ejemplares jóvenes, ideal para pasar inadvertido entre sus depredadores. El pobre no podía estar más asustado y casi con toda seguridad era el más pequeño del bando. Además estaba muy cansado porque cuando lo localicé estaba inmóvil y todo lo que se movió fueron unos cuantos metros para buscar un segundo escondite, donde ya se quedó. Fue al único que vi de todo el grupo, los demás debieron escapar monte adentro porque por allí no quedaron.

Como siempre, aproveché para hacerle unas fotos y grabar un pequeño vídeo, dejándolo tranquilo para que se reagrupara con el resto de la familia y feliz de haber podido disfrutar de la experiencia.

Reino: Animalia / Filo: Chordata / Clase: Aves / Orden: Galliformes / Familia: Phasianidae.

Nombre científico: Alectoris rufa (Linnaeus, 1758).

La perdiz roja es de apariencia rechoncha, tiene una longitud de unos 32-38 cm. y una envergadura alar de 47-60 cm. Los machos pueden llegar a pesar 525 g. y algo menos las hembras, siendo en general más robustos, con cabeza más grande y poseyendo espolones en las patas.

La coloración de los dos sexos es semejante, vientre color naranja, laterales con pintas blancas, negras, marrones y grises, garganta blanca, pecho azulado y el dorso de color gris parduzco. El pico, las patas y el anillo ocular del ojo son de color rojo. En los laterales del pico le sale una banda negra que pasando por los ojos baja hasta el cuello donde se ensancha cubriéndolo completamente, difuminándose en pintas hacia abajo. El plumaje de los pollos está basado en tonalidades pardas para facilitar el camuflaje.

El periodo reproductivo comienza entre febrero y marzo con la formación de parejas monógamas, las cuales en los meses de abril y mayo hacen los nidos, ocultos entre la vegetación y en una depresión del suelo, la cual es cubierta con un pequeño entramado de hierbas y plumas. Las puestas constan entre 9 y 18 huevos de color crema con motas pardas rojizas, aunque se pueden encontrar puestas mayores. A veces hacen dos nidos simultáneos, siendo incubado cada uno de ellos por un progenitor.

La incubación dura unos 23 ó 24 días y los pollos abandonan el nido nada más nacer, realizando los primeros vuelos a los 10 días y alcanzando su total desarrollo a los 2 meses. Hasta el siguiente periodo reproductivo viven todos juntos en grupo.

Es de significar que sólo cantan los machos, emitiendo el típico y repetitivo chasquido que los caracteriza.

Su esperanza de vida ronda los 6 años.

Su alimentación es omnívora, ingiriendo tanto pequeños invertebrados como semillas, líquenes, flores, hojas, frutos y otros pequeños vegetales.

Ampliamente distribuida por la casi totalidad de la superficie de la península ibérica en altitudes inferiores a los 2.000 m., aunque es menos común en las franjas costeras del norte peninsular.

En España hay dos subespecies, Alectoris rufa hispanica en el norte y oeste, y A. rufa intercedens en el este y sur.

4 respuestas a «Alectoris rufa – PERDIZ ROJA»

Responder a Arturo Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.