Bella perennis Linnaeus, 1753 – MARGARITA

Tiendo a asociar la presencia de flores con el buen tiempo. Encontrar estas florecillas en pleno mes de enero viene a mostrarme mi error y ya de paso a alegrar la vista y el recuerdo.

Cuántas margaritas deshojadas por culpa de nuestros primeros amores y de sus supuestas propiedades proféticas ¿Me quiere? ¿No me quiere? Y cuántas simplemente jugando por jugar, siguiendo el típico soniquete imitando a los mayores, o para hacer maravillosos collares, pulseras y cintas para el pelo. El mal que se hacía no es que fuera muy grande, ya que si no es la que más, es una de las flores más abundantes de nuestros campos, prados y jardines.

Esta la he encontrado en una de las parcelas de césped del parque que hay debajo de donde vivo, pero en ese mismo lugar durante la primavera pasada, florecieron de tal manera, que sólo se veía blanco como consecuencia de su abundancia. Estuvo precioso hasta que apareció uno de los jardineros con el cortacésped, no tuvo corazón. Quizás no las vio con el madrugón que se pegó y por añadidura nos hizo pegar a todos. Así que no me extraña que vendan sus semillas para sembrarlas entre el césped porque el contraste que hacen es muy bonito. Además son muy resistentes a la siega y rebrotan rápidamente.

Lo que no esperaba de esta planta es que tuviera la gran cantidad de facultades medicinales que posee, porque buscando información sobre ella me he enterado que tiene propiedades antitusivas, expectorantes, diuréticas, cicatrizantes y que incluso se usa para controlar la presión arterial. Además, las hojas frescas, parece ser que se pueden comer en ensalada, aunque su sabor debe ser muy ácido. Así que estamos ante una mil usos, ¿quién lo iba a decir?

División: Magnoliophyta / Clase: Magnoliopsida / Orden: Asterales / Familia: Compositae

También se la conoce como chiribita, chirivía, pascueta, vellorita o maya, entre otros muchos nombres, y para muchas personas es símbolo de pureza, inocencia, nuevo comienzo, alegría…

Es una planta de hoja perenne que alcanza hasta los 20 cm. de altura, teniendo en cuenta la floración. Sus hojas son de color verde, crecen en una roseta apretada a ras de suelo y tienen forma oblongo-espatulada.

Las flores miden alrededor de 2 cm. de diámetro y crecen sobre un tallo floral sin hoja. Tienen un disco floral amarillo rodeado de pétalos blancos, que en ocasiones suelen estar teñidos de color púrpura, sobre todo en los extremos. Florece desde mediado el invierno hasta bien entrada la primavera, necesitando frío invernal para que la floración sea abundante. De ellas sólo se obtiene un único fruto por flor.

Prefieren zonas de sol alternado con semisombra, pero se dan perfectamente con sol directo e incluso en zonas de sombra.

Deja un comentario