Chloris chloris – VERDERON COMUN

Esta pequeña historia es de esas que a los aficionados a la Naturaleza nos gusta contar, y más que contarlas, vivirlas. No todos los días se tiene la oportunidad de ayudar a un ser vivo, y menos viviendo en una ciudad, como es mi caso.

Ocurrió una tarde a finales del mes de junio, cuando al llegar a la huerta observé un precioso verderón atrapado en la malla que recubre el recinto de las gallinas, que está puesta para que no entren los pájaros a comer el grano. Misión imposible porque siempre se cuelan, pero lo normal es que vuelvan a salir, no que metan la cabeza en una de las cuadrículas del entramado como hizo este.

Tal vez asustado, al intentar escapar por ese lado y con el sol de frente, no la vio y se dio de lleno contra ella. Es un poco raro porque es bastante gruesa y de color negro y se ve bastante bien. De hecho, este es el único pajarillo que ha quedado atrapado en ella.

El asunto es que había metido la cabeza de cuajo y quedó encajado de tal forma que no podía sacarla. Además el lugar que eligió fue el punto más difícil para poder poner la escalera y acercarse hasta él. Así que haciendo un poco de equilibrio, tuve que con mucho cuidado cortar un lateral de la cuadrícula para sacarlo sin dañarlo, cosa que afortunadamente conseguí.

A pesar de que esa tarde había hecho mucho calor, el pajarillo estaba perfectamente, por eso pienso que mucho no debía llevar allí y posiblemente quedara enganchado cuando nos oyó llegar y se asustó.

Lo bueno es que fue muy gratificante poder tener entre las manos un ave tan bonita, observar tan de cerca esos verdes y amarillos tan brillantes del plumaje, más llamativos en los machos como era el caso, la robustez de su pico, una gozada en definitiva, aunque algún picotazo me dio en señal de agradecimiento. Y lo más satisfactorio de todo, abrir las manos para liberarlo y verlo volar comprobando que no había sufrido ninguna lesión y se alejaba a continuar con su vida, seguro que con ninguna intención de volver a acercarse por el lugar.

Aunque es un habitual de nuestros huertos parque y jardines, la verdad es que por lo menos yo no los veo tanto como antes. Aprovecho para animaros a los que podáis, a que hagáis comederos con semillas que les hagan menos dura la estación invernal, tanto a ellos como a otras especies que los puedan visitar.

Añado un pequeño vídeo del momento de la liberación para que veáis como alzó el vuelo.

Reino: Animalia / Filo: Chordata Subfilo: Vertebrata / Superclase: Tetrápoda / Clase: Aves / Orden: Passeriformes / Familia: Fringillidae.

Nombre científico: Chloris chloris Linnaeus, 1758. La antigua nomenclatura Carduelis chloris lo situaba dentro del género Carduelis con otros fringílidos, pero los últimos estudios han propiciado la creación de un género específico para él.

El verderón común suele tener una longitud entre 14 y 16 cm., pesa entre 25 y 35 gramos y puede tener una envergadura alar de casi 28 cm. Tiene un aspecto rechoncho, semejante al gorrión común, con un pico ancho y fuerte y una cabeza robusta. Las patas son rosadas.

El plumaje de los machos es de color verde oliva, a excepción de la parte superior de la cola, hombros y plumas remeras (las más externas de las alas), que son amarillas. Las hembras presentan una coloración más tenue y los ejemplares jóvenes son parduscos por la parte inferior y también con una coloración más débil por la superior.

El periodo reproductivo comienza en la primavera con la construcción del nido, que es bastante voluminoso, el cual suelen hacer junto a la rama principal de un árbol o arbusto. Para ello utilizan pequeñas ramitas, raíces, pelos y tallos finos. Las puestas constan de 3 a 7 huevos que son incubados exclusivamente por la hembra durante 13 ó 14 días, durante los cuales es alimentada por el macho. Los huevos son blanco azulados con manchas pardo rojizas. Los polluelos permanecen en el nido poco más de dos semanas, siendo alimentados por ambos progenitores. Es habitual que saquen más de una generación por temporada.

Su alimentación consiste en semillas, frutos silvestres y bayas, no desdeñando algún pequeño insecto en su dieta.

Es de reseñar la variedad de sonidos y la belleza de su canto, muy melodioso y agradable de escuchar.

Es una ave muy sociable y en invierno es muy común verlo formando grupos con gorriones y otras aves de similar tamaño.

4 respuesta a “Chloris chloris – VERDERON COMUN”

  1. Muy bien Arturo, el verderón tuvo mucha suerte de toparse contigo. Pocas cosas hay más gratificantes que ayudar a un ser vivo a seguir su camino en la vida. Un abrazo amigo.

  2. Muy bien, así se hace, dándole otra oportunidad y dejando que ocupe su lugar en la naturaleza. Que es lo que le corresponde. Ojalá todo el mundo hiciera lo mismo. Un saludo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.