Columba palumbus – PALOMA TORCAZ

Con sus revuelos y estruendos mañaneros no me hace falta tener un gallo cerca para despertarme a una hora temprana. ¡Que ruidosas son! Es lo que tiene vivir al lado de un parque. Y es que aunque lo de torcaz suene a salvaje, esta paloma está completamente adaptada a los ambientes urbanos. Doy fe.

A esta la fotografié este pasado verano, junto al nido, en el que se veía asomar levemente la cabeza de un polluelo. Mientras los árboles tienen hojas es habitual su presencia, y varias son las parejas que crían en la zona. Con la llegada del otoño, a medida que van perdiendo la cubierta vegetal, dejan de verse con tanta frecuencia. Lógico es que busquen alguna zona más protegida para soportar la dureza invernal.

Me acuerdo que de adolescente crié un pichón dándole de comer trigo humedecido. Salió muy bien adelante y estuvo con nosotros todo el verano hasta que casi lo obligamos a abandonarnos.

En una de las muchas excursiones campestres veraniegas, buscando sombra bajo una encina, encontramos una cría tirada en el suelo. Estaba muy delgada y no tenía muy buena pinta. Justo encima había un nido y no fue difícil llegar hasta él. En el nido había otro pollo y allí dejamos al malherido, creyendo que habíamos hecho la buena obra del día. La verdad es que marchamos satisfechos.

Al día siguiente o a los dos días, no recuerdo bien, volvimos al lugar. Como no se veían las palomas, a mirar el nido que tocaba. Descubrimos que el que se había caído estaba muerto y el otro estaba como somnoliento y aturdido. Rápidamente dedujimos que o los padres los habían abandonado o los habrían matado y para casa que nos llevamos al superviviente.

Estaba muerto de hambre el pobre y respondió muy bien a los cuidados. Al principio hubo que abrirle el pico para meterle los granos, pero poco a poco espabiló que daba gusto, hasta que se hizo adulto. Se hizo doméstico del todo y no se iba. Volaba hasta los tejados cercanos, pero nunca marchó más lejos. Al final del verano lo llevamos lejos del pueblo y entonces a la vista de otras palomas, sí emprendió el vuelo y esta vez ya no regresó.

Reino: Animalia / Filo: Chordata / Clase: Aves / Orden: Columbiformes / Familia: Columbidae.

Nombre científico: Columba palumbus Linnaeus, 1758.

Puede llegar a tener una longitud desde la cabeza a la cola de 42 centímetros, una envergadura alar de hasta 80 centímetros y pesar más de 600 gramos. Es una paloma robusta de cuerpo gris azulado, con irisaciones rosadas y verdosas en el pecho y lados del cuello. Presenta manchas blancas en los laterales del cuello y en las alas en forma de media luna. La parte final de la cola tiene coloración más oscura. La cabeza es pequeña, ojos con iris amarillo y patas rosadas.

El período reproductivo comienza en la primavera, prolongándose hasta la llegada del otoño. Suelen hacer los nidos en las horquillas de las ramas de los árboles, acumulando ramitas de forma desordenada. La puesta se compone de uno o dos huevos, que son incubados por ambos progenitores. La incubación dura algo más de dos semanas, permaneciendo los pichones en el nido alrededor de un mes.

Se alimenta de material vegetal, tanto granos como hierbas, no desdeñando pequeños insectos.

Su canto o arrullo es grave, siendo una especie de gu/guu/gu/gu/gu, es decir, cinco series seguilas en la que la segunda es un poco más larga.

Se distribuye por toda la península ibérica e islas baleares. A la población residente se unen en invierno los individuos procedentes del norte de Europa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: