Cornu aspersum – CARACOL COMUN

Toda la vida cantando eso de caracol-col-col, saca los cuernos al sol, que tu madre y tu padre ya los sacó…, y es precisamente ahora en la madurez, cuando me da por preguntarme qué sentido tiene la canción, si precisamente a los caracoles lo que les gusta es la lluvia y no el sol.

Quiero imaginar que el cántico se refiera a esas tormentas estivales, en las que tras un tremendo chaparrón, aparece el sol con fuerza, a la vez que los caracoles salen de sus escondites al sentir la humedad. Sí, eso tendrá que ser…

Este de la fotografía, sin ir más lejos, no sólo no salió al sol, si no que ya había anochecido. Y aunque hacía fresquete, había llovido bastante durante todo el día, pensaría por tanto que era un buen momento para interrumpir el descanso invernal y recargar energías con la vegetación fresca.

Coger caracoles era uno de mis habituales quehaceres infantiles. Los metía en una caja de cartón y les daba lechuga. A veces la comían y a veces no le hacían ni caso, pero lo que siempre zampaban era el cartón de la caja. ¡Qué extraña era la cosa! Inexplicable para la mente de un niño. ¿Cómo era posible que teniendo lechuga fresca prefirieran comer cartón seco? El problema se solucionó, evidentemente, cambiando las cajas de cartón por botes de plástico o de cristal.

Pero recuerdo con alegría un día triunfal, en el que una querida prima mía, también aficionada a los bichejos, puso fin a todos los problemas alimenticios de mis caracoles. Descubrió un alimento infalible, al que no se podían resistir, y cuando me lo dijo y lo comprobé, no daba crédito a lo que veía. Aquellas mandíbulas abriéndose y cerrando sin parar, tragando todo el pan humedecido que podían. Para mi, en aquéllos momentos, fue uno de los grandes descubrimientos de la humanidad. ¿Quién hubiera imaginado en aquellos momentos que se alimentan de toda la materia en putrefacción que pillan?

La verdad es que cuando uno se acordaba, era un buen entretenimiento coger el bote de los caracoles. Sacarlos y mojarlos abundantemente con agua mientras se tatareaba incansablemente la habitual canción, hasta que salían y se podían echar carreras con ellos. Carreras muy complicadas, porque o nunca seguían el camino recto o se escondían, lo que hacía tener que guardarlos y buscar otra diversión. Imagino que para deleite de los pobres animalillos.

Reino: Animalia / Filo: Mollusca / Clase: Gastropoda / Subclase: Pulmonata / Superorden: Heterobranchia / Orden: Stylommatophora / Suborden: Sigmurethra / Superfamilia: Helicoidea / Familia: Helicidae.

Nombre científico: Cornu aspersum (O. F. Müller, 1774).

Están dotados de una concha en espiral formada por carbonato cálcico que puede alcanzar los 4 cm. de altura. De color marrón amarillento, presenta manchas con tonalidad más oscuras de gran variedad.

En la cabeza le salen cuatro tentáculos, estando los ojos al final de los dos superiores, que son más largos. Los inferiores tienen funciones táctiles. Tanto unos como otros son retráctiles. En la boca tiene una especie de lima, a modo de dientes, con la que raspa el alimento.

Para desplazarse segregan un mucus que reduce la fricción y facilita el movimiento. Cuando se encierran en la concha también segregan otra mucosidad que se endurece con facilidad, cerrando el habitáculo.

Son hermafroditas, por tanto están dotados de órganos reproductores masculinos y femeninos, pero necesitan de otro individuo para reproducirse y fecundarse mutuamente. Unos días después del apareamiento harán un agujero en la tierra de unos 4 cm. de profundidad, donde depositarán hasta 100 huevos, de los que a las tres semanas saldrán unos pequeños caracoles traslúcidos.

Suelen invernar y durante los períodos de sequía también pueden reducir la actividad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: