Arbutus unedo – MADROÑO

Cuando era pequeño, recuerdo que una mañana, pero que muy de mañana, me despertó mi padre diciéndome que me levantara que había que ir a buscar cepas. Yo no sabía ni de qué me estaba hablando. Luego descubrí que se trata de la raíz de las urces, que es como llamamos en mi tierra a los brezos.

Habían roturado el monte para plantar pinos y a los vecinos les daban la oportunidad de recoger las raíces de estas plantas. Estas raíces cogen un grosor bastante grande y supuestamente son buenas para quemar. Digo supuestamente, porque cada vez que echabas una a la chimenea, no paraban de saltar chispas para todos lados.

Pues al monte que nos fuimos con el tractor y el remolque, a pasar lo que prometía ser una amena mañana en familia, en un paraje muy bonito de la sierra de la Culebra, conocido como El Casal. Las raíces no despertaron especialmente mi curiosidad, lo que me ocasionó alguna que otra reprimenda por vago.

Lo que sí despertó mi interés era un grupo de arbustos de los que colgaban unos pequeños frutos anaranjados y rojizos, que tenían toda la pinta de estar maduros. Pero es que a la vez tenía otros muchos de color verde y lo que era increíble, es que aunque estábamos en invierno, también tenía flores. Un montón de diminutas flores blancas… Todo ello con un abundante follaje verde que daba un aspecto muy bonito al conjunto.

Cuando se acabó la faena mi padre ya se acercó conmigo hasta ellos y me explicó que se trataba de madroños y que se podían comer. A mi especialmente no me gustaron nada, pero recuerdo que mi padre cogió unos cuantos para meter en aguardiente y hacer licor, pero de ese cuando estuvo listo, no me dieron a probar.

También recuerdo que en los bordes del grupo de arbustos había algunos arrancados por la maquinaria, y que llevamos unas cuantos con raíces para casa. Allí los plantó en el jardín y fueron de los primeros arbolillos que tuvimos porque prendieron muy bien. Nos acompañaron con su presencia bastantes años, deleitándonos la vista con sus agradable y singular mezcla de frutos, hojas y flores.

Reino: Plantae / Filo: Magnoliophyta (Angiospermas) / Clase: Magnoliopsida / Superorden: Ericanae / Orden: Ericales / Familia: Ericaceae.

Nombre científico: Arbutus unedo Linnaeus, 1753.

Los madroños son arbustos que pueden alcanzar hasta los 8 metros de altura.

Las ramas cuando brotan tienen un color rojizo que a medida que van creciendo se tornan grisáceas. Cuando envejecen la corteza va agrietándose y exfoliándose en escamas; en este punto tiene un color rojo pardo.

Las hojas, que tienen el borde aserrado, son alargadas y miden hasta 10 centímetros de largo y unos 3 de ancho. Son mas oscuras por la parte superior que por la inferior.

Las flores son blancas o rosadas, tienen forma de campana y florecen en racimos a finales del otoño.

Los frutos son redondeados, pudiendo llegar a medir más de 2 centímetros. Tienen un aspecto granuloso y una coloración rojiza o anaranjada. Maduran al otoño siguiente de la floración y de ahí la conjunción con las flores.

Su madera es muy apreciada por su dureza y consistencia, tanto para su uso en ebanistería como para combustible.

Las hojas y las cortezas tienen un alto contenido en taninos, habiendo sido utilizados en la industria textil para curtir tejidos. También ha sido de utilidad para dicha industria las raíces como tinte rojo.

Una precaución a tener en cuenta con los frutos es que, debido a su alto contenido en azúcares, cuando maduran pueden fermentar y transformarse en alcoholes, dato a tener en cuenta en las ingestiones elevadas, que pueden originar dolores de cabeza.

Y no hay que olvidar su utilidad con fines ornamentales en jardinería, ya que se trata de una especie que se adapta muy bien a la mayor parte de suelos.

2 respuestas a «Arbutus unedo – MADROÑO»

  1. Muy sutil, lo de los dolores de cabeza… Yo tengo la suerte de todos los días ver unos cuantos ya que aquí en la capital los tengo justo en la puerta de mi trabajo

    1. Jajaja, hay que andar con mucho tacto Borum, y siendo así ya sabes, no coger más que unos pocos. A mi me parece un arbolillo que adorna mucho.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.