Merendera montana – MERENDERA

Cuentan que en la antigüedad para separar el grano de la paja se trillaba el cereal. Para ello se segaba la hierba de una porción de pradera y luego con unos trillos, que eran una especie de trineos grandes de madera tirados por caballos, yeguas, burros, burras, vacas, bueyes, mulas o mulos, y que en su parte inferior tenían incrustados infinidad de trozos de piedra con filo, se daba vueltas en círculo por ese trozo hasta que no quedaba nada de hierba. Luego se barría todo bien y se esparcía el cereal encima y otra vez a dar vueltas con los trillos por encima hasta que la paja estaba bien triturada, dándole vueltas o removiendo entre medias para que las pajas largas subieran para arriba, juntando en montones lo trillado (parvas creo que se llamaban), y otras varias faenas que la actividad tenía… Tras esto se esperaba a que hubiera días de aire y arrojando la paja hacia arriba, el grano más pesado caía al suelo y la paja impulsada por el viento era desplazada a cierta distancia, quedando ambos separados. Y así una jornada tras otra hasta que se acababa con toda la cosecha.

Pues para bien o para mal, yo fui uno de aquellos afortunados o desgraciados que tuve que pasar una buena parte de los veranos haciendo estas faenas. Recordándolo desde la distancia, se siente hasta nostalgia, pero de niño aquellas interminables jornadas veraniegas eran un castigo divino. De hecho, recuerdo que me escapaba a la menor oportunidad que surgía.

A lo que iba que me pierdo divagando y seguramente os estéis preguntando que tienen que ver estas cosas con una flor. Cuando terminaba toda la trilla quedaban las praderas llenas de numerosos círculos amarillentos, pulidos y suaves por el efecto continuado de la trilla, y es ahí donde recuerdo que a los pocos días se veían innumerables cantidades de estas bellas flores.

Y de ahí el hecho de contaros esta historia, porque aunque su presencia en mi pueblo era habitual en infinidad de praderas de diversos lugares, tras la trilla siempre aparecían en grandes cantidades y no hacía falta que lloviera. Cosa que me llamó siempre mucho la atención y al haber visto un ejemplar, inevitablemente su visión me ha traído estos recuerdos.

Reino: Plantae / División: Magnoliophyta / Clase: Liliopsida / Orden: Liliales / Familia: Liliaceae.

Nombre científico: Merendera montana (Loefl. ex L.) Lange / Colchicum montanum.

También se la conoce como quitameriendas o levantameriendas, al estar su nombre asociado con su aparición cuando empezaban a acortar los días, impidiendo la realización de las meriendas campestres tras las labores agrícolas. En zonas de montaña, espantapastores, en relación con el abandono de los pastos veraniegos por la llegada del invierno. Mataperros, por su toxicidad…

Es una planta perenne provista de un bulbo negruzco de unos 2 x 2’5 cm, del que surgen las hojas y las flores.

Las hojas son alargadas, llegando a medir 20 cm., salen después de las flores y se mantienen verdes hasta la primavera.

Las flores son solitarias, una por planta, aunque a veces aparecen dos. Consta de 6 pétalos en forma de estrella, de color rosado malva y de aproximadamente 3 cm. de longitud. En el centro posee 6 estambres de color amarillo de un centímetro de largo.

Florece en los meses veraniegos y principio del otoño, aunque algunas como podéis ver, se adelantan.

A tener en cuenta es importante saber que es tóxica y contiene alcaloides (colchicina) para evitar ser comida por los herbívoros, especialmente las hojas. Actualmente también es utilizada con fines farmacéuticos.

Es una planta endémica de la península ibérica y sur de Francia, pudiéndosela ver hasta los 2.500 m. de altitud. En el litoral mediterráneo está menos presente.

2 opiniones en “Merendera montana – MERENDERA”

  1. Me encanta este blog!!!!!! Ameno, entretenido, divertido….a la vez que muy bien explicado. Sigue así , me gusta mucho aprender contigo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.