Mytilus galloprovincialis – MEJILLON AZUL

Fuente inestimable de proteínas, vitaminas, minerales y ácidos grasos sumamente beneficiosos para el organismo, desde tiempos inmemoriales ha sido consumido por el ser humano. Tan grande es su demanda que por todos es bien conocido su cultivo en las tradicionales bateas de nuestra Galicia. Y aunque estamos acostumbrados a verlos dentro de mallas de plástico en los establecimientos comerciales, no es este su único lugar de procedencia.

Recuerdo la primera vez que de niño mis padres me llevaron a ver el mar. Comprenderéis que como cualquier niño de interior que por primera vez lo ve, me quedé alucinado, y luego jugando en las rocas otra sorpresa más… Era increíble que estuvieran llenas de esos mejillones que tanto me gustaban, los quería coger todos y llevármelos para casa, menuda panzada me iba a pegar. Poco tardé en comprender que no era una tarea tan fácil y que estaban muy bien agarrados, así que pasado el interés inicial, a otra cosa mariposa, que era mi primer día de playa.

Tengo que reconocer que en siguientes incursiones ya conseguí arrancar alguno, que iba recolectando en los habituales cubos de plástico infantiles, convenientemente acondicionados a medio llenar con agua de mar y un poco de arena en el fondo, lo que indudablemente hacía que estuvieran más cómodos. Esos esmerados cuidados no fueron suficientes para evitar que se echaran a perder. Incluso creo recordar haber intentado traer algunos pequeñajos dentro de una botella de plástico con agua marina, la cual desaparecía cuando el olor hacía que fuera detectada por el fino olfato de mi madre.

Pero hay cosas que no cambian con el tiempo, y ahora ya con unos cuantos años más, sigo disfrutando acercándome a ver sus aglomeraciones en las rocas. Algo hemos ganado porque ya no siento interés en querer arrancarlos y llevármelos para casa. Igual también influye saber que hay leyes que lo prohíben, las cuales no entran en la cabeza de un niño, pero que perfectamente disuaden al bolsillo de un adulto.

Reino: Animalia / Filo: Mollusca / Clase: Bivalvia / Subclase: Pteriomorphia / Orden: Mytiloida / Familia: Mytilidae.

Nombre científico: Mytilus galloprovincialis Lamarck, 1819.

Otros nombres: mejillón mediterráneo.

Nuestro popular mejillón es un molusco bivalvo, es decir que tiene una concha formada por dos valvas de aspecto alargado ovalado, algo triangulares y picudas en un extremo, de color negro azulado brillante en su parte externa y gris azulado nacarado en la interna. En su superficie se pueden apreciar las estrías concéntricas del crecimiento.

El aspecto es igual en los machos que en las hembras, pero en la época próxima a la reproducción el tono de las hembras cambia a rojizo, permaneciendo el de los machos blanco cremoso.

Vive pegado a las rocas en comunidades bastante numerosos en la zona intermareal o submareal de poca profundidad.

Entre los 3 y los 8 meses de edad adquieren la madurez sexual. Parece ser que el desove tiene lugar durante todo el año, aunque hay dos picos mucho más importantes en la primavera y el otoño. Estimulados por factores ambientales, especialmente la luna llena, se produce el desove. En él las hembras son capaces de liberar hasta un millón de huevos, tras lo cual quedan muy enflaquecidas.

Tras ser fecundados los huevos se produce la transformación al estado de larva, las cuales permanecen flotando en profundidades no inferiores a 10 metros durante los primeros días, fijándose posteriormente en el fondo, hasta que tras tres o cuatro semanas alcanzan un tamaño superior a un milímetro y se fijan definitivamente en las rocas mediante un biso filamentoso, formando esas aglomeraciones que estamos acostumbrados a ver.

Su sistema de alimentación es mediante filtrado del agua, de la que toman la materia orgánica que necesitan, fundamentalmente microalgas y larvas microscópicas. Pueden llegar a filtrar hasta 8 litros de agua cada hora.

Suelen vivir unos cuatro años, pudiendo llegar a alcanzar hasta 15 cm. de longitud.

Extendido por la totalidad de la costa de la península ibérica, de donde es autóctono, en algunos países ha sido llegado a declarar especie invasora.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: