Narcissus minor subespecie asturiensis – NARCISO DE ASTURIAS

Recuerdo año tras año ver las praderas de mi pueblo verdear con la llegada de la primavera, especialmente la ribera del río Castrón, y casi al mismo tiempo llenarse todo de puntos amarillos. Era la señal de la finalización del invierno y el comienzo de la explosión de vida, adormecida por la dura estación.

Esos puntos amarillos eran los abundantes y bonitos narcisos, que se elevaban sobre la hierba coronando sus pequeños tallos. Flor digna de ver, no en vano algunos creen que el nombre proviene de la mitología griega, según la cual Narciso era un joven de gran belleza que desdeñaba todas las propuestas amorosas. Entonces los dioses hicieron que se enamorara de su imagen al verse reflejado en un estanque, donde se arrojó en busca de sí mismo muriendo ahogado, brotando en aquel lugar esta bella flor. Más correcta parece la afirmación sobre su nombre, que afirma que proviene de la palabra griega narcótico, en referencia al olor penetrante y embriagador que las flores desprenden.

Pero volviendo a mi pueblo, la verdad es que tenemos la suerte de tener un paraje conocido como La Ribera, donde hay una infinita variedad, tanto de plantas como de animales. El único pero que se le puede poner, es que con el avance del verano nuestro río se nos queda sin agua, pero en primavera es digno de visitarse.

Nuestros pequeños narcisos son el comienzo de toda esa vida que surge como de la nada y que culmina con el rebrote de los robles, poniendo el adorno final a un paisaje sin igual. Pero no sólo salen en esta zona, allí donde hay una pradera es casi una misión imposible no ver alguno. A disfrutar de ellos que estamos en la época propicia.

Nombre científico:  Narcissus minor L. subsp. asturiensis (Jord) Barra & G. López, 1984.

Filo: Magnoliophyta / Clase: Liliopsida / Orden: Asparagales / Filo: Amaryllidaceae.

Se trata de una planta herbácea perenne que puede alcanzar hasta los 20 cm. de altura. El bulbo en forma de globo mide entre 1’5 y 2 cm. Las hojas son alargadas, alcanzado los 16 cm. de largo y poco más de medio centímetro de ancho. De ellas nace un tallo tubular, a veces ligeramente estriado, en cuyo final sale una flor solitaria de forma tubular y color amarillo, normalmente colgante, hermafrodita, con corona tubular y el borde ligeramente expandido. El fruto es una cápsula tubular de menos de menos de 2 cm, en cuyo interior están las semillas, de unos 2 mm., forma ovalada y color negro brillante.

Se distribuye por el noroeste peninsular por debajo de los 2.000 metros de altitud, en praderas, claros de matorral, claros de bosques, orillas de cursos de agua, brezales húmedos o repisas de roquedales.

Posee una fuerte resistencia a las condiciones invernales, pasando el invierno en forma de bulbo, empezando a brotar cuando todavía no ha finalizado la estación, siendo incluso frecuente verla asomar por encima de la nieve. La época de floración dura hasta los comienzos del verano.

Se reproduce tanto por bulbo como por semillas.

Datos científicos flor: Pedicelo de 3-10 mm., algo curvo y de sección circular. Tubo del perianto de 4-8 mm., amarillo, recto, que se estrecha gradualmente hacia el ápice. Tépalos de 7-15 mm., lanceolados, de patentes a erecto-patentes, obtusos o agudos, amarillos. Corona de 8-16 mm., cilíndrica y amarilla, más estrecha en la mitad, con el ápice más ancho y con los márgenes de sus lóbulos dentados o laciniados, irregulares. Androceo formado por 6 estambres libres, insertos en el perianto, con anteras amarillas unidas al filamento por su cara interna. Los filamentos estaminales son subiguales, rectos y blanquecinos. El gineceo tiene un ovario ínfero, verde, tricarpelar y trilocular, con un estilo solitario, de 11-14 mm, amarillento, más corto que la corona.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.