Oryctes nasicornis – ESCARABAJO RINOCERONTE EUROPEO

Sin lugar a dudas es lo más parecido que tenemos a la fauna africana en nuestro continente, de ahí evidentemente le viene el nombre. Y es que su cuerno no puede ser más semejante al del mamífero en cuestión.

Mucho tiempo llevaba deseando ver un ejemplar de esta singular especie pero nunca había conseguido divisar ninguno. La suerte quiso que el otro día me llegara un mensaje de whatssap de unos amigos, en el que enviaban varias fotografías de este bello insecto, a la vez que me decían que lo habían cogido para enseñármelo. Infinitas gracias por ello les debo.

Tan pronto como pude allí me planté y tras colocarlo sobre el tronco de un árbol me puse a hacerle varias fotos hasta que lo dejé tranquilo para que siguiera con su vida. No era cosa hacerle perder al pobre mucho más tiempo, porque en estado adulto su ciclo vital sólo dura unos meses y lo dedican completamente a tareas reproductivas.

Lo que me llamó mucho la atención es la fuerza que tienen. Mientras le hacía las fotografías, para que no avanzara lo paraba con la mano, y el escarabajo empujaba con el cuerno con una fuerza sorprendente, que casi me hacía daño. Además cabezón como él solo, no tengáis miedo que retrocedía, para adelante como su tocayo africano. Luego cuando acabé, se cayó de la rama del árbol al suelo y empujando con el cuerno empezó a escarbar en la tierra hasta que se enterró completamente. La tierra no es que estuviera muy compactada, pero tampoco era tan blanda para que le costara tan poco trabajo. Y ahí se quedó, imagino que buscando tranquilidad hasta que pudiera continuar con sus quehaceres, o a saber, empujando como empujaba igual está ya a un kilómetro de profundidad.

Para que os hagáis una idea sobre su fuerza os comento que de lo que leído sobre él me ha sorprendido encontrar un dato curioso, y es que son capaces de mover 800 veces su propio peso, ahí es nada. Sobre el cuerno comentar que además de para escarbar en la tierra lo utilizan para luchar contra otros machos durante el celo y derribarlos de las ramas cercanas a las hembras.

Estos bichejos tienen un serio problema y es que se sienten atraídos por las fuentes de luz. Y a la luz de una farola un escarabajo tiene muchos papeles de llevarse un pisotón o alguna desgracia parecida, además de lo fácil que es que sea detectado por algún depredador. Pero nada debemos temer de ellos porque son completamente inofensivos. Por cierto, cuando caen al suelo no pueden remontar el vuelo, ni que decir tiene que una buena obra sería recogerlos y ponerlos en una superficie elevada, a salvo de gatos y aves rapaces sobre todo. Y sinceramente, insectos tan espectaculares son dignos de que hagamos un esfuerzo por conservarlos para que las generaciones futuras puedan seguir disfrutando con su observación.


Filo: Arthropoda / Subfilo: Hexápoda / Clase: Insecta / Orden: Coleoptera / Suborden: Polyphaga / Infraorden: Scarabaeiformia / Superfamilia: Scarabaeoidea / Familia: Dynastidae

Nombre científico: Oryctes nasicornis (Linnaeus, 1758).

Esta especie cuenta con numerosas subespecies, siendo la que habita en la península ibérica Oryctes nasicornis grypus Illiger, 1803.

Es de los escarabajos más grandes que tenemos, lo normal es que midan entre 3 y 4 centímetros, pero pueden llegar a alcanzar y sobrepasar los 5 cm. Son de color castaño oscuro, cuerpo rechoncho y los machos poseen un gran cuerno curvado hacia atrás, mientras que las hembras sólo tienen una pequeña protuberancia en forma de cono.

Los adultos empiezan a aparecer durante la primavera y lo hacen hasta el otoño, siendo los meses de junio y julio los de mayor abundancia. Vuelan al atardecer y no son muy activos, ya que su vuelo es sumamente torpe, quizá motivado por su tamaño, siendo de hábitos preferentemente nocturnos. En estado adulto no se alimentan mucho, limitándose a libar savia procedente de las heridas de algún árbol.

Su ciclo vital dura entre dos y cuatro años, pudiendo ser más si las condiciones no son las adecuadas. De ser así la larva del tercer ciclo entra en un estado denominado diapausa en el que permanece inactiva. Antes de su metamorfosis final al estado adulto alcanzan un tamaño considerable, entre 10 y 12 centímetros. Son de color blanco, a excepción de la cabeza que es gris oscura, tienen forma cilíndrica y poseen tres pares de patas. Cuando van a pasar al estado de ninfa se entierran más profundamente para construir un refugio, en el que permanecen mientras se transforman en el imago o individuo adulto.

En estado de larva se alimenta exclusivamente de madera podrida, parece ser que exceptuando la de las coníferas, y materia en descomposición, nunca seca, ya que necesitan un cierto grado de humedad, por lo que no debemos temer por nuestros cultivos frutales.

Pararge aegeria – MARIPOSA DE LOS MUROS

Muchas son las mariposas de esta especie que estoy viendo durante los últimos días, cosa que no es nada extraña ya que es una de las mariposas diurnas más comunes que tenemos, pero una mañana de la semana pasada me llamó mucho la atención el comportamiento de un grupito de ellas que vi en un parque.

Apenas eran una decena y mientras que unas se posaban en el suelo, encima de algún palo, piedra o planta, siempre mirando hacia el oeste, de espaldas a la salida del sol, o de cara a su puesta, según se mire, otras iban y venían. Cuando alguna pasaba volando cerca de otra que estuviera posada, esta elevaba el vuelo y hacían un breve revoloteo juntas, siguiendo cada una por su lado.

Después de investigar he llegado a saber que el misterio era debido al juego amoroso que se traían entre manos. Los machos, como el de la fotografía, que son muy territoriales, estaban esperando el paso de las hembras y cuando se acercaba otro macho, elevaban el vuelo para expulsarlo de las proximidades de su posadero habitual. Debía haber escasez de hembras porque no detecté más que escarceos entre machos, o también puede ser que las hembras no estuvieran dispuestas y al percatarse, los machos desistieran de insistir para nada.

De lo que no he podido encontrar información es del por qué de colocarse siempre en esa posición. Y es que siempre se orientaban de la misma manera, ya que una vez que se posaban, si no lo hacían mirando hacia el oeste, siempre se movían para colocarse hacia allí. Si algún día llego a saber el motivo de este comportamiento, os lo haré saber.

Posiblemente no sea una mariposa muy llamativa en cuanto a su colorido, ni de las más bonitas, pero a mí me parece que tiene su encanto. Además, me hicieron pasar un buen rato viendo sus conflictos territoriales e intentado hacerles fotos mientras estaban posadas, cosa que no fue muy difícil ya que no se mostraban muy desconfiadas y siempre tenían las alas abiertas. Pendiente queda también encontrar crisálidas y orugas para incorporar las fotografías a esta entrada, pero tiempo al tiempo…

Filo: Arthropoda / Subfilo: Hexápoda / Clase: Insecta / Superfamilia: Papilionoidea / Familia: Nymphalidae / Subfamilia: Satyrinae.

Nombre científico: Pararge aegeria (Linnaeus, 1578).

También se la conoce como maculada.

Puede llegar a tener una envergadura de algo más de 4 cm. Los machos, como el de la fotografía, presentan en las alas anteriores tres venas con unas escamas que forman suaves protuberancias, cuya finalidad es emitir feromonas para atraer a las hembras.

Tienen una coloración reticulada con diversos tonos aleonados, presentando un ocelo con el centro blanco en las alas anteriores y tres o cuatro en las posteriores. Las hembras suelen tener mayor tamaño y son más claras.

Se la puede observar entre los meses de febrero y noviembre y saca varias generaciones al año.

Realizan la puesta de huevos en la parte inferior de las hojas de sus plantas nutricias, siempre de uno en uno y tardan unos 10 días en eclosionar.

Las orugas son verde amarillentas con una raya media dorsal verde oscura, líneas longitudinales amarillas, cabeza verde azulada y dos apéndices en la parte trasera de color blanco rosado.

Las crisálidas son de color verde o marrón claro con puntos amarillos y pueden eclosionar a los 15 días.

Las orugas se alimentan de plantas gramíneas, mientras que las mariposas liban néctar de las flores, especialmente de zarzas, y sales minerales del suelo o incluso de excrementos.

Puede invernar como oruga, crisálida o adulto y no es raro verlas volar en los días invernales de buen tiempo.

Se distribuye por toda la península ibérica, en altitudes inferiores a 2.000 metros.

Gryllotalpa gryllotalpa – GRILLOTOPO

Mucho había oído hablar de este insecto, aunque nunca había tenido la oportunidad de verlo. La suerte me vino el otro día cuando tras acabar las tareas en la finca, ya anocheciendo, encendí las luces del coche para regresar a casa. Entonces, a poca distancia, observé en el suelo algo que se movía y con la curiosidad esta innata que parece que tengo, pues no me quedó más remedio que bajar a ver que era.

De primeras pensé en una chicharra gigante, pero al mirar con más detenimiento ya pude comprobar que se asemejaba más a un grillo gigante, y es que tiene un buen tamaño, como el ancho de la palma de una mano para que os hagáis una idea.

No recuerdo que en mi pueblo haya estos bichos, y si los hay nunca los había visto. De ahí que fuera la primera vez que coincidía con un ejemplar. Sin embargo aquí en Zamora, hablando con otros amigos que también tienen huertas, cada vez que alguien mencionaba que le habían cortado cebollas, tomates o cualquier otra planta, este bichejo era siempre el culpable. Aun así, yo en la mía nunca había visto ninguno, ni tampoco encontré galerías de las que excavan.

La verdad es que el pobre no es muy agradable de ver, incluso mete algo de miedo siendo tan grande. No sé que estaría haciendo en mitad de un camino de concentración, ya que parece ser que prefieren los terrenos blandos, arenosos y húmedos. Imagino que cambiando de lugar de residencia, la cosa es que ahí lo dejé, con la esperanza que no acabara eligiendo mi huerta.

Aunque después de haberme informado sobre él, es cierto que causa bastantes daños en los cultivos, pero también es cierto que come una gran cantidad de insectos nocivos. Así que su presencia es un dilema, que la naturaleza siga su curso y si vienen, bienvenidos sean.

Nombre científico: Gryllotalpa gryllotalpa (Linnaeus, 1758).

Filo: Arthropoda /Subfilo: Hexápoda /Clase: Insecta / Orden: Orthoptera / Suborden: Ensífera / Superfamilia: Grylloidea / Familia: Gryllotalpidae.

También se le conoce como alacrán cebollero.

De aspecto robusto, puede medir hasta 5 cm. y tiene unas fuertes patas delanteras que le permiten excavar galerías en el suelo húmedo, donde vive habitualmente. Algunas de ellas llegan a alcanzar el metro de profundidad.

No hay diferencias entre machos y hembras, es de color marrón, con variedades entre el rojizo y el grisáceo, y su aspecto es aterciopelado, estando recubierto de una capa de finísimos pelos que le permiten repeler la humedad. Sus ojos son pequeños, las antenas muy cortas y de su abdomen salen dos grandes y puntiagudos cercos. Las alas anteriores son cortas y visibles, mientras que las posteriores son alargadas y están protegidas bajo los élitros (alas endurecidas a modo cascarón que poseen en el tórax y no son útiles para volar).

Sus hábitos son nocturnos, por lo que su observación no es fácil al ser raro que abandone sus galerías, aunque a veces lo hace y parece ser que únicamente con fines reproductores. Su vuelo es muy torpe y sólo poseen alas los ejemplares adultos.

Se alimenta de insectos, larvas de insectos, gusanos y raíces.

En las noches veraniegas los machos emiten un canto regular a la entrada de las galerías con el fin de atraer a las hembras.

Las hembras durante la primavera y el verano realizan puestas de hasta 250 huevos en una de las múltiples cámaras que tienen. Estos son atendidos por ellas hasta que eclosionan a las tres o cuatro semanas. Las larvas tienen cuatro mudas en esta etapa de su vida. Durante su primer año lo hacen dos veces antes de que llegue el invierno y comience su estado de hibernación. Cuando llega la primavera se reactivan y completan las dos siguientes hasta su transformación en estado adulto. A veces, si las condiciones no son favorables, su transformación en adultos se puede posponer hasta su tercer año.

Papilio machaon Linnaeus 1758 – MARIPOSA REY

Muchas veces he visto esta mariposa y siempre me ha parecido una de las más bonitas, si no la que más. Y es que tanto su variado colorido y gran tamaño, como su forma, con esas prolongaciones que tiene en las alas, hace que llame muchísimo la atención.

¿Y lo grácil de su vuelo? Que tan pronto están planeando majestuosamente, como haciendo ágiles giros, para luego posarse sutilmente en cualquier flor. Una elegancia.

Esta llegó volando a una planta de romero que tengo en el huerto para alimentarse. Debía tener mucha hambre porque me ha dejado hacerle fotografías sin inmutarse, cosa que nunca conseguí con otros ejemplares que divisé y que siempre me dejaron con la frustración de conseguirlo. Pero ya está, prueba superada y como diría el rey emérito, lleno de orgullo y satisfacción.

Es maravilloso lo que ha evolucionado la tecnología en los últimos tiempos y que sólo con un click, puedas tener el recuerdo de un momento para siempre. Digo esto porque recuerdo que de niño intenté hacer una colección de mariposas, sin mucho éxito la verdad. Improvisé un cazamariposas con un palo, un trozo de alambre y una red de esas en las que venían las naranjas, y me lancé a recorrer los prados del pueblo. Alguna pobre si cayó en mis manos, para tristemente morir clavada en un alfiler. Suerte para ellas que mi artefacto no tardó en desarmarse y pasaba más tiempo atando cuerdas que otra cosa, así que abandoné la empresa y a dios gracias muchas no fueron las capturadas. De ahí mi alegría de poder conservarlas de forma digital y que ellas puedan seguir volando libremente.

Filo: Arthropoda / Subfilo: Hexápoda / Clase: Insecta / Superfamilia: Papilionoidea / Familia: Papilonidae.

También se la conoce como cola de golondrina, macaón o reina de la ruda.

Esta mariposa es una de las más grandes que tenemos, pudiendo llegar a tener una envergadura alar de hasta 10 cm. de longitud, siendo las hembras algo mayores que los machos. Es de colores negros, azulados y amarillos crema, con un ocelo rojo y amarillo y una cola en cada ala posterior. Los machos y las hembras únicamente se diferencian en la forma del abdomen, más abombado en ellas y puntiagudo en ellos.

Se la puede observar entre los meses de abril y agosto, llegando a producir hasta tres generaciones anuales si las condiciones climáticas son propicias. Se alimentan del néctar de las flores de cardos, lilas, hinojo, ruda, perejil y zanahoria, entre otras, y es común verla bebiendo en estanques o similares, siendo frecuente observarla en prados floridos, áreas abiertas, márgenes de caminos y jardines.

Es curiosa la costumbre que tienen los machos de agruparse para volar, realizando bonitas acrobacias. Vuelos posiblemente que tengan fines reproductores.

La puesta de huevos se realiza de uno en uno en las hojas de la planta nutricia. Aproximadamente a la semana nacen las orugas, de cuerpo oscuro y forma parecida a un excremento de pájaro. En sólo dos semanas, multiplica por mil su peso, hecho éste que, al parecer, ningún otro animal conocido puede lograr. Al crecer su cuerpo se vuelve rechoncho y adquieren color verde claro con anillos negros y manchas rojizas, siendo muy vistosas. Cuando son molestadas proyectan un órgano rojizo bifurcado que está situado detrás de la cabeza. Dicho órgano, llamado osmeterio, emite un olor acre a ácido butírico con el que se pretende asustar al posible depredador, terminado el peligro el órgano se retrae.

Las crisálidas son de color variable, verdes durante la primavera y el verano y grisáceas durante el invierno. Se sujetan a los tallos de la planta nutricia por el extremo del abdomen con un cinturón de seda.

Está presente en toda la península ibérica en alturas inferiores a los 2.000 metros.

Thaumetopoea pityocampa (Denis & Schiffermüller, 1775) – PROCESIONARIA DEL PINO

El pasado miércoles por la mañana me encontré con una fila de orugas de esta original y peligrosa especie. Original por su forma de procesionar, en fila una tras otra, al mismo ritmo y sin perderse, así como por su forma de vida, sobre la que más adelante hablaré. Peligrosa por las reacciones alérgicas que pueden provocar si se tiene contacto con ellas, que suelen ser más graves en los animales al ser el contacto más directo. Como dueño de perro temo siempre la llegada de esta temporada, más teniendo un parque al lado con pinos.

El año pasado sin ir más lejos, el perrito de un vecino tocó una con el morro y lo tuvieron que tener ingresado en una clínica veterinaria unos cuantos días. El pobre no lo pasó nada bien y por suerte, no tuvo efectos secundarios y quedó perfecto. Sin embargo, leyendo sobre ellas he visto fotografías de animales que han perdido incluso un trozo de lengua, así que peligro, sí tienen.

Como estaba con el perro y enseguida tuve claro cuál iba a ser la siguiente entrada del blog, lo subí a casa y bajé para grabarlas en vídeo. La semana anterior ya observé una subiendo por un platanero, por lo que fotografías ya tenía. Me pareció raro ver una sólo, pero la cosa estaba clara, ya había empezado la temporada de las procesiones, igual influye la cercanía de la Semana Santa.

En el video que incluyo a continuación de la fotografía, hice un experimento y les interrumpí la hilera para que veáis su reacción.

Pincha aquí para ver el vídeo del avance en procesión

Filo: Arthropoda /Subfilo: Hexápoda /Clase: Insecta / Orden: Lepidóptera / Superfamilia: Noctuoidea / Familia: Notodontidae / Subfamilia: Thaumatopoeinae

Las polillas de esta especie son nocturnas y vuelan en verano, teniendo un ciclo de vida muy corto de 2 ó 3 días. Tras aparearse las hembras ponen los huevos en las acículas de los pinos, formando un cilindro alrededor de una hoja de unos 300 huevos, que luego forra con sus escamas. Aprovecho para dedicar la entrada a mi amigo Manuel Ángel Blanco y agradecerle el envío de la fotografía de la puesta.

Las hembras son más grandes que los machos, llegando a tener una envergadura alar de 5 cm. El tórax se encuentra cubierto de pelos grisáceos y el abdomen es cilíndrico y grueso cubierto de escamas doradas. Las alas anteriores son grisáceas y las posteriores blanquecinas. Los machos son más estilizados que las hembras, con tórax mucho más peludo y tienen tres franjas más oscuras en las alas anteriores. Las antenas en ellos son mucho más pectinadas (forma de peine) que las de ellas, que parecen más filamentosas.

Al mes nacen las larvas que comienzan a alimentarse de los brotes y hojas del pino. Al principio son gregarias, pero hacia el final del verano se agrupan formando bolsones en las partes más soleadas del pino para protegerse del frío invernal, coincidiendo más o menos con la tercera fase larvaria. En los bolsones pasan el día, y al atardecer siempre guiadas por una hembra salen alimentarse en hilera.

Tras pasar por cinco fases larvarias, al llegar la primavera bajan de los árboles en procesión buscando un lugar donde enterrarse, más o menos a unos 20 cm. de profundidad, e hilar un capullo de seda de color castaño rojizo extremadamente urticante, de donde emergerá a partir del mes la polilla. Si las condiciones climáticas no son las adecuadas, pueden permanecer en esta forma de crisálida hasta cuatro años, entrando en un estado que se conoce como diapausa.

Las orugas producen estas irritaciones a partir del tercer estadio larvario, que es cuando desarrollan los pelos urticantes de color blanquecino, que lanzan al aire cuando son molestadas y adquieren la coloración parda.