Mauremys leprosa – GALAPAGO LEPROSO

Tan seca ha sido la primavera y tanto tiempo llevaba sin llover por estas tierras, que cuando una tarde se pone a hacerlo como si fuera el diluvio universal y se llenan de agua lugares que llevan meses sin ver una gota, no es extraño que algún animalejo se vea sorprendido y aparezca donde no tiene que hacerlo.

Para mi fue una suerte que así fuera y así disfrutar un rato con su observación. Y también para él, porque andar deambulando por el asfalto no es un muy buen lugar que digamos para que un galápago conserve su integridad física. Y así fue como lo encontré, regresando en coche a Zamora por una carretera próxima al río Duero, ya muy cerca de la ciudad.

Por fortuna había un descampado un poco más adelante y hasta allí lo llevé, que fue donde grabé el vídeo y le hice unas fotografías. No mucho rato porque no es cosa marear mucho a los animales salvajes, pero sí el suficiente para poder ver lo excelente nadadores que son, porque con apenas unos centímetros de profundidad que tenía un charco, se desenvolvía como pez en el agua. No en vano, la mayor parte de su vida se desarrolla en el agua.

Después de molestarlo un poquito y como el río no estaba muy lejos, lo recogí de nuevo y lo acerqué hasta las proximidades de la orilla. No lo dejé allí porque la especie está considerada como vulnerable y en gran parte es debido a su captura por el ser humano para tenerlo como mascota. Así que pensé que mejor era quitarlo de la vista del público, no siendo que fuera a acabar en algún jardín privado o dentro de alguna vulgar contenedor de plástico.

Y tras ello, mas contento que unas castañuelas, continué con mi marcha en busca de una ducha bien caliente, porque aunque no fue mucho tiempo, nada más dejarlo, me di cuenta que estaba calado hasta los huesos y no iba a ser cosa enganchar un catarro primaveral, de esos que son tan difíciles de quitar.

Reino: Animalia / Filo: Chordata / Subfilo: Gnatostomados /Superclase: Tetrapoda / Clase: Reptilia / Orden: Testudines / Suborden: Cryptodira / Superfamilia: Testudinoidea / Familia: Bataguridae.

Nombre científico: Mauremys leprosa (Schweigger, 1812).

El galápago leproso tiene un caparazón alargado, que en las hembras puede llegar a medir 23 cm. y 21 en los machos. Es ligeramente más ancho en la parte trasera que en la delantera, siendo su borde liso. Su coloración varía entre el verde oliva y el pardo, con manchas pardo rojizas, que se tornan claras a medida que el animal envejece.

El peto o parte inferior está fuertemente unido al caparazón, siendo de color amarillo o crema, con manchas oscuras, que también desaparecen con la edad.

La piel es de color verdosa, presentando tonalidades amarillas o anaranjadas, destacando una mancha redondeada de este color entre el tímpano y el ojo.

La cabeza es corta y ancha, plana en la parte superior y en forma puntiaguda, terminando en las dos oquedades de la nariz (narinas). La boca tiene una cubierta cornea en forma de pico. Entre los dedos posee una membrana que los une, teniendo 5 uñas en las patas anteriores y 4 en las posteriores. La cola es alargada.

Es de reseñar que presentan dos glándulas inguinales llamadas de Rathke, que emiten una sustancia muy desagradable, y que la denominación leproso proviene de unas verrugas que le salen en el caparazón a algunos ejemplares viejos.

Para distinguir machos y hembras hay que fijarse en la cola cuando está estirada, ya que la cloaca de las hembras queda a la altura del caparazón y la de los machos está situado más atrás. Además el peto (parte inferior) es cóncavo en los machos, y aplanado y más alargado en las hembras, siendo también el caparazón más ancho y redondeado en las hembras.

Durante la estación fría hibernan. Para ello se entierran en el lodo, donde permanecen hasta la primavera. Con ella, despiertan y empieza el periodo reproductivo. Tras ello, las hembras cavan un agujero en el suelo de unos 10 cm. de profundidad, donde depositan hasta una docena de huevos de aproximadamente 2×4 cm., que dependiendo de las condiciones meteorológicas empezarán a eclosionar a partir de los 2 meses.

Su alimentación es omnívora, aunque predominantemente carnívora, depredando insectos, anfibios, cangrejos, peces, e incluso carroñas y excrementos.

Se estima que su esperanza de vida supera los 30 años.

4 respuesta a “Mauremys leprosa – GALAPAGO LEPROSO”

  1. Lo agradecido que debe estar ese galápago. Otra fantástica entrada. Felicidades.

    1. Pues debe, jajajaja, porque la zona esta bastante encajonada entre construcciones y con tráfico. Muchas gracias Borum.

    1. Nunca es tarde David, así que no te desanimes. La verdad es que disfruté como un enano y ya ves que de esconderse nada, pude disfrutarlo en todo su esplendor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.