Scaurus punctatus Fabricius, 1798

Es curioso que nunca me hubiera fijado en este “escarabajo” y últimamente parece que lo vea por todas partes. Que estoy en el huerto y muevo unas piedras, uno que hay debajo; que salgo a dar una vuelta con el perro y le doy con el pie a una hoja seca, ahí hay otro… Incluso hasta por el centro de la ciudad cuando el otro día daba un paseo por una calle principal, allí había uno junto a un bordillo, si bien es cierto que había un jardín cerca. La cosa parece ser que tiene una explicación muy sencilla y es que su distribución es muy amplia. Me hace mucha gracia su lento caminar buscando donde volver a esconderse, parece como si les costara trabajo. Es una cosa un poco extraña, como si estuvieran articulados, un poco adinosauriada. De todas formas por lo que veo, van a dejar de verse hasta la primavera, con la llegada por fin del invierno. Una cosa que me ha parecido curiosa es que para ser un insecto tan abundante, no tenga un nombre común. Si alguien sabe alguno le agradecería que me lo comunicara. Esto es lo que he descubierto sobre ellos:

Filo: Arthropoda / Subfilo: Hexapoda / Clase: Insecta / Orden: Coleoptera / Suborden: Polyphaga / Infraorden: Cucujifornia / Superfamilia: Tenebrionoidea / Familia: Tenebrionidae / Subfamilia: Tenebrioninae / Tribu: Scaurini

Son insectos que pueden resistir temperaturas muy altas, son estrictamente nocturnos y se alimentan de materia orgánica en descomposición. Se encuentran en lugares secos y generalmente habitan bajo piedras.

Las larvas son de tipo cucujiforme, alargadas y con el tegumento endurecido.

Los adultos son activos desde el principio de la primavera hasta finales del verano, siendo más posible encontrar hembras al final del periodo buscando sitios donde hacer las puestas.

Su longitud varía entre los 12 y los 20 mm. Cuerpo alargado, algo brillante, dividido en cabeza, tórax y abdomen, de color negro grisáceo a negro.

La cabeza es cuadrada con las antenas cortas y gruesas con forma filiforme (parece un hilo con cuentas), con los artejos 5 al 10 transversos y el 11 el doble de largo que de ancho, cónico (forma de lágrima), con puntuación fuerte, densa y rugosa.

Los rebordes laterales del tórax están cubiertos, en parte, por el abombamiento del disco cuando se mira el insecto por encima; la puntuación es ordinariamente fina y espaciada en el medio, haciéndose más fuerte y densa hacia los lados, sobre todo por detrás.

Los élitros (alas anteriores endurecidas) del abdomen tienen las tres costillas bajas y poco marcadas (la dorsal a veces borrada por delante), rectas; con intervalos con series de puntos bastante grandes y, por lo general, bien impresos. Entre los puntos el fondo es en parte liso y en parte finamente granuloso, predominando siempre las series de puntos sobre la granulación.

Los machos tienen las patas anteriores con fémures más gruesos que las hembras, los dientes también más fuertes y gruesos y las tibias de las patas delanteras dentadas o escotadas (forma de espina que mira hacia adelante).

Deja un comentario