Canis lupus signatus – LOBO IBERICO

No puedo escribir sobre el lobo sin que me venga a la cabeza la impresionante y comunicativa voz del gran maestro Félix Rodríguez de la Fuente, sin recordar aquellas carreras alocadas de la niñez para coger sitio en el sofá cuando sonaba la entrañable música de “El hombre y la Tierra” y sin sentir una enorme gratitud por despertar mi interés por todos los seres vivos y enseñarme a respetarlos, en definitiva, por hacerme amar la Naturaleza. Sirvan estas pocas palabras como homenaje hacia su persona.

Si alguien me preguntara cuál es mi animal favorito, no dudaría mucho en responder. El lobo, tan querido y a la vez tan odiado, la inteligencia personificada en el reino animal, el gran matador, pero también el leal compañero, el padre entregado… Para mi, sin lugar a dudas, la estrella de la fauna ibérica.

Descendiendo de un pueblo de la provincia de Zamora, ubicado en pleno corazón de la Sierra de la Culebra, muchas han sido las ocasiones de verlo en libertad, pero la mayor parte de ellas han sido avistamientos lejanos. A un animal tan desconfiado es difícil sorprenderlo. Las veces que he logrado divisarlo de cerca, a excepción de una, siempre han sido desde el coche.

Quiso la suerte, que durante el pasado mes de marzo se organizaran en Zamora unas magníficas jornadas sobre este animal, acompañadas de una interesantísima exposición itinerante montada por Carlos Sanz, principal responsable del Centro de Interpretación del Lobo Ibérico de Castilla y León, ubicado en Robledo (Zamora). Pueblo del interior de la Sierra de la Culebra y perteneciente a la comarca de Sanabria; sin lugar a dudas, tierra de lobos.

Y digo quiso la suerte, porque durante las mismas, además de ver la exposición, pude disfrutar de dos estupendas conferencias, una impartida por el propio Carlos Sanz y otra por Odile Rodríguez de la Fuente, hija del gran Félix. Ambas despertaron en mi el deseo de posponer lo menos posible una visita pendiente que ya venía demorándose una larga temporada. Y es que ser de Zamora y no conocer el Centro de Interpretación del Lobo…

Y por fin, aprovechando las vacaciones de semana santa, visité el Centro. Antes de que lo construyeran, ya había transitado por la zona innumerables veces, no en vano estuve viviendo en Puebla de Sanabria unos cuantos años. Así que todo lo que os pueda decir sobre lo bonito que fue ver los brezos en plena floración tiñendo de morado la sierra, como comprenderéis, no sería muy objetivo, lo llevo dentro, aun así insisto, es precioso. Sobre el Centro sin embargo sí me mojaré, estupendamente ubicado y bien construido, muy cuidado y organizado, las magníficas explicaciones de Carlos y su contacto con los lobos… Resumiendo, que el que lea esto tiene una visita pendiente de la que no se arrepentirá.

Y una vez en él, al poco tiempo de llegar y sin haber llegado siquiera a uno de los miradores, tener la oportunidad de ver un precioso lobo encima de una roca a escasos metros de distancia, ya confirmó en mi interior que iba a disfrutar de una magnífica tarde, como así fue. Además, con el pelaje de invierno, que para mi gusto luce más.

Reino: Animalia / Filo: Chordata / Subfilo: Vertebrata / Clase: Mammalia / Orden: Carnivora / Familia: Canidae.

Nombre científico: Canis lupus signatus Cabrera, 1907.

Esta subespecie del lobo es endémica de la península ibérica y se caracteriza por poseer unas manchas de color blanco en los belfos, llamadas bigoteras, por poseer en la parte frontal de las patas delanteras unas líneas negras u oscuras, por tener una marca oscura a lo largo de la cola y por tener otra en la cruz, llamada silla de montar. Estas manchas son las que le han dado el nombre de signatus, ya que en latín significa marcado.

El resto de la coloración es muy variable, habitualmente de color pardo, presentando algunos individuos tonos más oscuros y otros más rojizos. En los ejemplares jóvenes la coloración en invierno tiende a ser grisácea y más rojiza en verano tras la muda.

Teniendo en cuenta que los machos son de mayor tamaño que las hembras, estos pueden llegar a medir 120 cm. de longitud, tener una altura de 70 cm. y pesar más de 50 Kg., aunque lo normal es que las hembras no sobrepasen los 35 Kg.

En contraste con una cabeza grande, las orejas son triangulares y pequeñas. Destacan por su colorido amarillento almendrado los ojos, que están colocados oblicuamente. También el tamaño de la cabeza de las hembras es menor que la de los machos.

Como bien se sabe es un animal social que habitualmente vive en manadas, aunque pueden encontrarse ejemplares solitarios. Las manadas normalmente están formadas por una pareja reproductora y algunas de sus crías, no siendo muy numerosas.

En las manadas de lobos sólo se reproduce la pareja dominante, llamada alfa. El periodo de celo comienza en los meses de invierno, durando la gestación entre 60 y 65 días, tras los cuales la hembra pare alrededor de 4 crías. Nacen con los ojos cerrados pesando aproximadamente medio kilo. A las dos semanas ya los abren y la hembra que habrá pasado todo este tiempo sin separarse de ellos empieza a salir de la madriguera. Continúan siendo amamantados hasta el mes y medio o los dos meses, momento en que empiezan a ingerir alimento regurgitado por el resto de ejemplares de la manada.

Y sobre su alimentación, aunque bien sabido es que es un estricto carnívoro, también consume materia de origen vegetal como frutos silvestres.

4 respuesta a “Canis lupus signatus – LOBO IBERICO”

  1. Me uno a esas opiniones. Para mí el lobo también sería mi animal favorito. Un animal totalmente denostado por la ignorancia y la escasez cultural de muchos.

  2. «…el que lea esto tiene una visita pendiente de la que no se arrepentirá»
    Ya sabes las ganas que tengo de ir a Zamora, de recorrer la Sierra de la Culebra, de visitar el centro del Lobo Ibérico y poder conocer en persona a Carlos Sanz y, por supuesto, a tí.

    Me gustan todos los animales y todas las entradas de tu blog, pero me pasa igual que a tí, que el lobo, es el lobo… excelente entrada Arturo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.