Coccinella septempunctata Linnaeus, 1758 – MARIQUITA DE 7 PUNTOS

Hace unos días por la mañana, mientras estaba realizando tareas de limpieza en el huerto, al arrancar unas ortigas una pequeña mariquita cayó al suelo. Hace años, como cientos de veces cuando era niño, la hubiera puesto en la mano y le hubiera empezado a cantar aquello de “mariquita de Dios, cuéntame los dedos y vuela hacia Dios”, hasta que hubiera salido volando. Algunas veces tanto las mareaba que recuerdo que echaban un líquido de color amarillo, no muy agradable por cierto, y claro, también salían volando.

En lugar de eso me he quedado observándola. La pobre al caminar por la tierra recién removida no hacía más que despeñarse. No es que el terreno estuviera muy desigual, pero para un bichito tan pequeño, a la pobre se le hacía un mundo poder avanzar. Al final, con mucho trabajo y tras un largo periplo, ha conseguido subirse a otra ortiga, trepar hasta la parte más alta y allí sí ha logrado abrir las alas e iniciar el vuelo. He grabado un vídeo, del que añado un vínculo debajo de la fotografía para que veáis un trozo de su odisea.

A mí siempre me han parecido muy simpáticas estas mariquitas, tan pequeñitas e indefensas. Siempre hay insectos que dan un poco de repelus, pero con ellas nunca ha sido el caso. No sé, son unos bichitos que además de ser bonitos, inspiran hasta cariño si me apuras un poco.

Una cosa importante es que nuestra amiga es una gran ayudante de agricultores y horticultores, ya que se alimenta exclusivamente de pulgones y cochinillas, tanto de larva como de adulta. No en vano, en muchos lugares es utilizada en la lucha biológica contra estas plagas, mediante la suelta de ejemplares procedentes de criaderos.

Para ver el vídeo de cómo consigue echar a volar pincha aquí

Filo: Arthropoda / Subfilo: Hexápoda / Clase: Insecta / Orden: Coleoptera / Suborden: Polyphaga / Infraorden: Cucujiformia / Superfamilia: Cucojoidea / Familia: Coccinellidae

No suelen medir más de 8 mm. y tienen un cuerpo ovalado y convexo. La parte delantera (cabeza y pronoto) es de color negro, presentando dos manchas blancas cada una. La parte trasera está cubierta por unos élitros (alas endurecidas) de color rojo, que es donde presenta los 7 puntos de color negro que le dan nombre, bajo ellos se encuentran las alas replegadas. Las antenas y las patas son también de color negro. Los machos se diferencian de las hembras en que tienen unas pequeñas pilosidades en el último segmento del abdomen.

Realizan dos puestas al año, de aproximadamente 400 huevos ovalados de color amarillento, que depositan bajo las hojas o en grietas. Las larvas cuando nacen ya demuestran ser muy voraces, pues inmediatamente empiezan a comer los huevos que no han nacido. Son de color gris o azulado, muy segmentadas, con espinas negras y manchas amarillas en los laterales. Durante esta etapa, que suele durar dos meses, mudan tres veces la piel, hasta que se transforman en pupas. La pupa es grisácea o negruzca, con márgenes blancos o anaranjados. Este es el estado en el que permanecerá estática, fijada a alguna superficie, mientras se transforma en el insecto adulto.

6 opiniones en “Coccinella septempunctata Linnaeus, 1758 – MARIQUITA DE 7 PUNTOS”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.